Día del libro

Día del libro

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA. VERÁS EL RESULTADO...

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA.                       VERÁS EL RESULTADO...

miércoles, 11 de octubre de 2017

El cuento se hizo cargo del sueño

Os voy a contar un cuento, que no es de sal y pimiento, que no se trata de un castillo de princesas, que no vamos a correr del lobo para evitar que nos asuste, que no nos vamos a comer una manzana y así el príncipe nos tenga que dar el beso necesario para abrir los ojos. Que no, que no… que es mucho más divertido y sencillo que todos los cuentos relatados hasta el momento.

Veréis, un día, dentro de cualquier día, Paco, maestro, gaditano y viñero para más señas se acercó a la Caleta para tomar un baño y escuchando las olas del mar se quedó dormido… siiiiiiii, se quedó dormido en su silla verde de playa. Quiero deciros sin que se entere nadie “que roncaba” y mucho… Yo iba paseando por la playa, me encanta hacerlo, y cuando pasé por su lado, me llamó la atención el ruido que hacía con sus ronquidos, pero sobre todo un libro de animales que tenía entre sus manos.

Cuando volví a verle después de tres semanas en la Caleta, me contó que tras su baño diario aquel día, se marchó para visitar el Zoo, había quedado con su hija y se encontró una rebelión incontrolable cuando llegaron. En ese momento los versos se iban haciendo imágenes. Me contó también que le encargó a una Jiennense de mar de olivos que pillara aquellas imágenes con el caza mariposas especial que ella tenía, para así poder pegarlos al papel. Ella, pacientemente,  se hizo con todos los dibujos, pero todo no quedó ahí, ya que le pidió a su hijo Juan Francisco que con su varita mágica le diera colores que llenaran de ilusión la carita de los niños al tenerlos en sus manos. Y de esta forma, comenzó la historia de “Rebelión en el Zoo”.


Hazte con él, a ti y tus hij@s os va a encantar.



lunes, 18 de septiembre de 2017

Dime que me quieres, aun cuando no sea capaz de contestarte.



Quiero levantarme,
sacudir el dolor de mi vestido
y seguir camino.
Pero de nuevo
me ha pillado por sorpresa la desidia
y me ha desangrado los sueños.

Me faltan las fuerzas,
ellas quedaron dormidas esta mañana en la almohada.

Me falta la luz…
ha sido apagada de un golpe certero en la diana del olvido
y ya,
solo me queda mirarte a los ojos
y pedirte que no esperes por mí,
ya intentaré pillarte en el camino de la vida.
Al igual el tren pasa de nuevo
y yo pique billete a tu encuentro.

Nada es cierto hoy,
todo es gris y feo,
ya los colores quedaron en el olvido
y mis ojos nada recuerdan.
El bastón me ayuda a tocar fondo
y el agujero negro
me traga los recuerdos.

No me dejes arrinconada en tu mente,
si ves que un día me olvido de llamarte
y ya no recuerdo ni tu nombre.
La negligencia se hizo dueña de mis memorias
y no les permite airearse del polvo de la desidia.

Abrázame fuerte,
y dime que me quieres…,
aun cuando no sea capaz de contestarte

Lola Fontecha


Septiembre de 2017

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Reloj parado en el recuerdo...






el RECUERDO VINO A MI ENCUENTRO
EN ESE PASEO DIARIO QUE HAGO DESDE QUE MARCHASTE,
LOS SUEÑOS SIGUEN CON EL RELOJ PARADO

TÚ…, 
PROMETISTE REALIZARLOS.

Lola Fontecha



lunes, 17 de julio de 2017

No hay mezcolanza en armonía hernandiana.

Archivo Histórico Provincial de Jaén- Mayo, 2017. Mes Hernandiano organizado por Lola Fontecha, responsable de la Vocalía de Divulgación Cultural de la Asociación Círculo Ánimas.



El poeta Antonio Gómez Hueso nos recitó la elegía creada por él para Miguel Hernández.



El Grupo Literiario Oliversando: Rocío Biedma, Miguel Ángel Cañada, Josefina Buitrago, Martín Paredes, Juan Manuel Villar, María Cózar y Gloria Cutillas, con creaciones propias dedicadas a Miguel Hernández.







Poemas de Miguel Hernández versionados por el cantautor baezano, Jose Pedro Jiménez y los poemas de Lola Fontecha inspirados en su poesía.





miércoles, 12 de julio de 2017

DUELE EL OLVIDO, MADRE


Duelen los días, madre,
traspasa la piel el frío de tus manos en mi cara,
y rompe el alma
tu mirada varada en el horizonte del olvido.

Duele el gris que anida sobre azul en tus ojos.

El silencio sin memoria enfadado con el mundo,
grita a los cuatro vientos
por haber destrozado el mapa para llegar a ti.

Madre, me duele ver
que has dejado de mirarte al espejo
por miedo a no reconocerte.

He perdido el norte, madre,
los olores derrocharon significados,
en el tropiezo de tus pies sobre la remembranza.

El papel de tu recuerdo ha quedado níveo,
tragando las letras del pasado,
y mi nombre se ha desorientado
jugando al escondite entre palabras olvidadas,
temblando como una hoja.

Hoy, el agua de la lluvia en mis ojos,
ha borrado la huella de tus pasos.
La melodía de tu nana ya no acuna mi sueño
porque la luna se olvidó de salir.
No hay marea, madre,
las coquinas quedaron olvidadas en la playa,
ya nunca más serán recogidas por nuestras manos,
ni las olas del mar nos empujaran para sonreírle a la cara.

He amontonado los recuerdos en un cajón,
de él iré cogiendo aquello que precise
para no olvidarme de tu amor de madre.

Duele tu olvido, madre,
por ello voy a restituir a tus pasos, los colores
que permanecieron en el camino falso,
creado por la imaginación en blanco… 

jueves, 29 de junio de 2017

El cansancio, de nuevo ha venido a molestarme...


El reloj suena mas despacio que de costumbre, en el alféizar de mi ventana el ruiseñor revela que es lunes de nuevo. Pongo sin ganas los pies en el suelo, me ducho y preparo la cafetera. Mientras la coloco en el fuego, vuelvo a tropezar en los quehaceres diarios, y caigo de bruces contra el suelo sin apenas darme cuenta… Al mirar de nuevo el reloj, siento tristeza e impotencia por haber pasado tantas horas en el frío del piso y no saber que hacer para levantarme.

El pensamiento ha sido causa efecto de nuevo y tu remembranza me ha empujado al abismo del tiempo, que pasó de largo y no se supo más de él.

En el término urbano de las despedidas, dí con las palabras perdidas, las ahormé suavemente para darle la forma apropiada de texto entendible. Hoy el calor se adueñó de mi cuerpo, hostigada y apenada, aun repaso aquel verano en el que la vida nos dio la mano.

Entonces todo se hace cada vez más complicado: un nudo en la garganta que casi no me deja respirar, lágrimas amenazando con salir, y al percibir que la sien vuelve a golpearme los recuerdos…,  duele.

El cansancio de nuevo ha venido a molestarme...




Microrrelato
Tertulia Oliversando - 28.06.2017

miércoles, 14 de junio de 2017

Cuentos de Lola...





















Ven, te voy a contar un cuento.

No te asustes cielo, en este no aparecen campanillas que peleen con Wendy por arrebatarle a Peter Pan.

Seguirás siendo niña eternamente y solo crecerás en el momento que tú decidas hacerlo.

Los mayores no gritaran y lo más importante…, sabrán escuchar.

En este cuento mi niña, las cigüeñas anidaran en el suelo para que las puedas tocar y el mar, cansado de tragar vidas, nunca más estará enfadado.


El arcoiris permanecerá en el cielo siempre que quieras verlo, papá y mamá velaran día y noche tu sueño...